©UNICEF/Guatemala/Patricia Willocq

Los primeros 1000 días de vida, desde la concepción hasta el parto hasta cumplir el segundo año de vida, se consideran los días más importantes y los que sientas las bases para asegurar un futuro con mejores oportunidades para los niñas y niños.

El 23 de octubre 2019, a las 15.34 nació el primer hijo de Avelina Pau en el centro de salud de San Pedro Carchá, un centro amigo de la lactancia en Alta Verapaz, Guatemala. Aunque el parto fue difícil, dio a luz a su hijo en presencia de su esposo en la sala de parto y con personal médico cariñoso y respetuoso. Los enfermeros le hablaron en su idioma (Q’eqchí) guiándola con información que le permitió entender su situación médica y dejándola seguir su propio ritmo de parto. Eso se llama el parto respetado o humanizado que lucha contra la violencia obstétrica para que la madre y el bebé vuelvan a ser los verdaderos protagonistas del parto.

©UNICEF/Guatemala/Patricia Willocq

Avelina tiene 21 años y llegó al hospital con 10 cm de dilatación. El enfermero examinó el corazón de su bebé antes de prepararla para ir a la sala de parto.

©UNICEF/Guatemala/Patricia Willocq

Maximiliano Choc Choc (19 años), el esposo de Avelina se queda con ella en la sala de parto para apoyarla y cuidarla. Cuando los padres se involucran desde el embarazo y están presentes en el parto, participan activamente en los cambios sociales necesarios para la crianza responsable de sus hijos.

©UNICEF/Guatemala/Patricia Willocq

Después de casi 1 hora y 15 minutos, todavía no se sale la cabeza del bebé. El enfermero tranquiliza a Avelina, quien se pone nerviosa, y le hace cosquillas a su vientre para estimular la salida del bebé.

©UNICEF/Guatemala/Patricia Willocq

©UNICEF/Guatemala/Patricia Willocq

Después de casi dos horas en sala de parto nace el hijo de Avelina con estrés fetal, bajo peso y su respiración es muy inestable. Los enfermeros tratan de tranquilizar a Avelina sobre el estado de su hijo y brindarle el mejor apoyo.

©UNICEF/Guatemala/Patricia Willocq

Para estimular la respiración espontanea, el enfermero del centro medico fricciona la planta de los pies del recién nacido. Finalmente, después de un largo minuto para el personal médico y la mamá, el bebé abre los ojos, respira y llora.

©UNICEF/Guatemala/Patricia Willocq

El centro médico que ha sido certificado como Amigo de la Lactancia Materna por UNICEF, pone al bebé de inmediato piel con piel con su madre para regular su temperatura y su ritmo respiratorio e impulsar la lactancia materna.

©UNICEF/Guatemala/Patricia Willocq
©UNICEF/Guatemala/Patricia Willocq

Ahora que las constantes vitales de su bebé se estabilizaron, Avelina da el pecho por primera vez a su bebé que nació hace 45 minutos. El calostro, la leche materna que se produce los primeros 5 días de vida del bebé, es la primera vacuna y le brinda al bebé todos los nutrientes y defensas que le ayudarán a crecer bien.

©UNICEF/Guatemala/Patricia Willocq

Más del 96% de los casos de infantes que presentan bajo peso al nacer ocurren en países en vías de desarrollo, las condiciones socioeconómicas de pobreza son afectan fuertemente está situación. Pero con lactancia materna exclusiva, estimulación y una buena nutrición se puede paliar está situación y garantizar el mejor comienzo en la vida de las niñas y niños.

Para cada niña y niño, UNA OPORTUNIDAD JUSTA EN LA VIDA

UNICEF trabaja para salvar la vida de las niñas, niños y adolescentes en Guatemala. Para defender y garantizar el cumplimento de sus derechos.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store